09 diciembre 2007

Caraculo

Este largo fin de semana, para desconectar durante unos días de la barci y sus cosas, decidí hacer la maleta e irme de viaje a españa. Y no creais que me fui a Logroño, no. Haciendo acopio de mi espíritu aventurero, llené el salpicadero de mi coche de paquetes de tabaco y emprendí viaje hacia Fatxadolid (en plan comando, sin pasar por el consulado ni pasaporte ni vacunas ni nada).
España no es como en los folletos de publicidad de las agencias de viajes. Hacía un frio de cagarse, dos días seguidos de niebla, y las mujeres, eso sí, rotundas, iban más tapadas que en Tikrit.
Resulta que tienen la misma moneda que nosotros, pero todo es mucho más barato. ¿Que pides dos cañas?
Pues dos euros.
¿Que pides una caña y una cocacola?
Pues dos euros.
¿Que pides un kalimotxo y una caña?
Pues dos euros.
Etc.
Y siempre con tus aceitunas, o frutos secos, o trocito de queso, o lonchita de jamón...
Se come bastante bien en casi todos los aspectos, y bastante más barato. Sólo hay una cuestión que no es comparable: el chuletón.
Se deben creer que lo bordan porque en todos los sitios lo ofrecen, y la gente lo pide orgullosa (Chuletón de Ávila, lo llaman allí).
El pedazo de carne es considerable y tiene buena pinta, pero no han alcanzado el perfeccionamiento en su preparación que aquí conocemos.
No obstante, el viaje es recomendable.
El caso es que estando allí, he conocido la situación a la que se ha visto abocado D. Antonio Badín Moreno, residente de Valencia.
Este señor es abonado de Gas Natural. Su última factura en cambio, ha llegado a su domicilio a nombre de D. Antonio Gilipollas Caraculo (el tío, gilipollas no se si será, pero lo de caraculo demuestra que el autor de la comunicación le conoce de algo).
El tío no parece tener mucha vergüenza, y sale en todos los medios mostrando orgullos su factura y su cara de culo, comentándolo como sin darle importancia, asegurando, eso sí, que ya ha interpuesto la correspondiente denuncia.
Quiero centrarme sobre todo en el encargado de la base de datos de Gas Natural. Os imaginais cambiando los datos de Mariano Rajoy Brey por Mariano Valiente Subnormal, o Yolanda Lerda Caliente, o Jaime Ignacio Truños Duros.
Fijo que al final te echan, pero unas risas están aseguradas.

Al loro con el caraculo

3 comentarios:

AntiTodo dijo...

Jajaja! Es cierto. Yo también lo he visto en un par de telediarios.


jodido subnormal

berti la fea dijo...

la evrdad es que es feo de cojones el cabróm

Anónimo dijo...

ostia! menuda vista! yo sólo le veo la cara, el vídeo no muestra mucho más, y menos los cojones...