01 abril 2008

Ay, la justicia



Justicia; ¿de qué me suena esa palabra?
Ultimamente, a raíz del escándaloso asunto del asesino de la pequeña mariluz, se pronuncia mucho en los programas de los que saben de todo. Da lo mismo ver la tele, que oir la radio que abrir un periódico. Ahí están todos hablando de justicia. Como si ésta tuviera algo que ver con la ley. Esto es lo primero que le enseñan a uno en la primera clase de cualquier asignatura relacionada con el derecho.
"No es más justo que los coches circulen por la derecha que si lo hicieran por la izquierda; la ley establece un orden". Este era el gráfico ejemplo que utilizaba mi pizpireta profesora de derecho civil en primero de carrera.
El caso es que la ADMINISTRACIÓN de justicia, la encargada de hacer cumplir las leyes, ha fallado. El tipo es un elemento de cuidado, y estaba en la calle y se presentaba cada quince días en un juzgado, mientras en otro tenía pendiente un ingreso en prisión. Ahora la culpa es del juez. Y al pobre, con su carica de tonto que tiene, lo ponen a parir, como si fuese él el asesino. A nadie le da por pensar cómo es que la policía le interrogó y no le encontraron culpable. ¡Qué raro! Detienen a un presunto terrorista, y en cinco horas le sacan una confesión y detalles minuciosos sobre el pasado presente y futuro de la banda.
Este en cambio (debe ser más duro que "El Virginiano"), consigue burlar los perspicaces métodos de nuestros cuerpos y fuerzas de seguridad del estado. Se ve que en él se combinan la frialdad del hielo con la astucia de los mejores espías del mosad. A saber qué les contó para librarse, porque la policía no es tonta.
El caso es que el juez tiene la pinta de que va a pagar el pato. Y bien pagado, no me entendáis mal. Lo que pasa es que pienso que errores como el que han dejado a este tipo en la calle, habrá muchos más y cometidos por muchos otros jueces, así que seguirá pasando, hasta que caiga otra víctima.
Ahora como siempre, se habla de cadena perpetua, pena de muerte, castración química, inhibición hormonal reversible, etc.
Más les valía antes de pensar en todas esas paridas, preocuparse de que al que le caen cinco años, los cumpla, que si no van a buscarle a casa, lo mismo da cinco que cincuenta.
Podían aprender de hacienda, que de esos no se escapa nadie (salvo que tengas miles de millones, claro).

En la imagen, la justicia, en una de las pocas imágenes fieles que se pueden ver. Generalmente aparece tapada. Curiosamente en el vaticano tienen una en topless con turgentes pechos. Dicen que Nixon durante una visita, preguntó al papa pablo VI, cómo era que la estatua mostraba los pechos. Este respondió "Porque la justicia debe ser firme e implacable, pero generosa".

4 comentarios:

AntiTodo dijo...

A mi también me ha llamado la atención los hermosos pechos de la justicia...

Respecto a la inhibición hormonal reversible. Como me reido estos días cuando hablan de esto. Se puede hacer lo que sea, pero que sea politicamente corrento. NO castramos, solo realizamos una inhibición hormonal reversible

porencimadelhombro dijo...

Que razón tienes querido amigo; la justicia solo se preocupa realmente de juzgar a eta, al igual que los políticos. ¿Qué pasa con los demás delitos?

Es gracioso lo de la castración química y esas cosas que dicen que quieren hacer. Más les valdría hacer cumplir las condenas completas.

No se si os daís cuenta de la importancia de que quieran imponer la castración, porque quiere decir que andarán sueltos por ahi sin cumplir condenas violadores, asesinos y pederastas.

Al final como siempre, al juez solo le importa castigar al que le puede hacer daño a él ETA, y al resto, va!! da igual!!

Anónimo dijo...

Como casi siempre, estoy de acuerdo en bastantes cosas contigo. Hoy difiero en un par de ellas:

1.- No creo que la cárcel, tal y como hoy la conocemos, sea útil para nada ni nadie. Esto es un debate que dejo ahí porque precisaría de muchas líneas y una amplia discusión.

y 2.- ¿Cómo que la policía NO es tonta? Tío, salvo honrosas excepciones, la policía por norma general es GILIPOLLAS.

Casto López Armada dijo...

Querido (aunque desconocido) amigo anónimo. Creí que se detectaría el tono irónico al hablar de la policía. También es ironía cuando me refiero a este individuo como persona fría etc: probablemente sea más tonto que el pobre Abundio.
Respecto a lo que dices de la carcel, y aunque no soy precisamente de los que hablan de endurecer las penas, de que no tengan rebajas de condena etc, ya me dirás cómo haces que los delincuentes dejen de delinquir o al menos, se corten un pelo, si no los metes una temporada a la sombra.
Y no me refiero a los robagallinas; me refiero a los Rocas, Julianmuñoces, Amedos, Mariocondes, a parte de violadores, navajeros, atracadores etc que hay por ahí.