26 agosto 2008

¿Cómo era eso de los polvos y los lodos?

Como todos sabéis, hace unas semanas se formó uno de esos cipostios que se suelen formar en el mundo. Esta vez fue en Osetia del Sur. Normalmente, cuando se lia en un sitio de estos de nombre tan raro, no suele importarle a nadie, pero esta vez, sí que los medios le han dado bastante cobertura. Cabría preguntarse por qué.
Yo creo que en primer lugar, porque debido a la cercanía de los juegos olímpicos en China, había por allí desplazados mayor número de periodistas y enlaces que de costumbre.
En segundo lugar, porque es verano, los políticos están de vacaciones y en consecuencia, hay pocos problemas de los que hablar.
Y en tercer lugar, porque la zona en cuestión, es importante de cojones para los USA y su "escudo antimisiles".

Osetia es una región que sufre directamente la desatención desde la desintegración de la antigua Unión Soviética. Como todos recordaréis, la independencia de las repúblicas ex-soviéticas fue bastante pacífica (si olvidamos el interminable conflicto checheno), sirviendo los ejemplos de Lituania, Letonia, Ucrania, Moldavia o la propia Georgia.
El asunto es que durante el proceso de independencia de Georgia, ésta, aprovechando la infraestructura militar soviética, aun presente, aprovechó para ocupar la región de Osetia del Sur. Osetia del Norte, separada de la anterior por una cordillera montañosa, permaneció como territorio ruso.

La cronología de los sucedido es corta.
El 10 de noviembre de 1989 (en plena perestroika) el Congreso de Diputados Populares de Osetia del Sur proclama su conversión en República Autónoma (dentro de Georgia), decisión que el Parlamento de Georgia declara anticonstitucional.

El 20 de septiembre de 1990 los diputados locales proclaman la soberanía y la creación de la República de Osetia del Sur. En respuesta, el 10 de diciembre del mismo año el Parlamento de Georgia declara abolida la autonomía de Osetia del Sur.

Al día siguiente, estallan los enfrentamientos y se producen las primeras tres víctimas mortales, por lo que Georgia impone el estado de excepción en la zona.

A comienzos de enero de 1991 destacamentos de la Guardia Nacional intentan entrar en Tsjinval y se enfrentan a la defensa de las milicias osetas, dando inicio a una guerra que en dos años causó unos 1.800 muertos y el éxodo de 4.000 personas (de una población de alrededor de 40000).

El 19 de enero de 1992, la mayoría de los habitantes de Osetia del Sur votó a favor de su anexión a Rusia, tras lo cual empezaron a recibir ayuda desde el Norte, de donde llegaron combatientes, además de otras regiones de Rusia.

En 1992 las fuerzas georgianas, reforzadas con carros de combate y artillería de las tropas de la desaparecida URSS, cercan y bombardean la ciudad y logran entrar en sus arrabales.
Las hostilidades cesan tras la firma en Dagomis (balneario en la costa rusa del mar Negro) de un acuerdo entre Rusia y Georgia, por el cual a partir del 14 de julio de 1992 en la zona se desplegarían fuerzas de paz.

La presencia de estas fuerzas no impidió que el régimen separatista formara unas Fuerzas Armadas equiparables a las de Georgia.

Parte del territorio de lo que fue la región autónoma de Osetia del Sur (entre el 30 y 40 por ciento), habitado por georgianos, sigue bajo control de las autoridades de Georgia y el resto, dirigido por las autoridades independentistas, aboga por la independencia y la unión a la Federación de Rusia.

El 10 de noviembre de 1996, en la parte osetia se celebraron elecciones presidenciales, pese a la protesta de Tiflis (capital de Georgia). Eduard Kokoiti fue elegido presidente de la autoproclamada república, nunca reconocida por la comunidad internacional, el 6 de diciembre de 2001 con el 53 por ciento de los votos.

El 12 de noviembre de 2006 se celebró un referéndum no reconocido por Georgia con un 91% de participación, en donde el 99% (¿es una mayoría suficiente?) votó por la independencia de Georgia y la unión con Osetia del Norte y Rusia, Eduard Kokoiti fue ese día reelegido por más del 96 por ciento de los votos a favor.

Toda esta chapa, viene a cuento porque hoy, el periódico del ácido bórico publica esta noticia:

"EEUU: 'Sería inaceptable que Rusia reconociera a Abjasia y Osetia del Sur'"

Y aclara:

Estados Unidos ha afirmado este lunes que "sería inaceptable" que Rusia reconociera la independencia de las regiones separatistas georgianas de Abjasia y Osetia del Sur, y ha reiterado que Moscú tiene que respetar la integridad territorial de Georgia.



Ya ves. Con dos cojones. No se si a estos tipos les suena de algo la "integridad territorial" de un país llamado Serbia, donde este mismo año se ha producido un movimiento similar dando como resultado la independencia unilateral de un territorio llamado "Kosovo". En caso de sonarles, no se si a estos tipos les suena de algo la consulta que se pretende realizar en euskadi, promovida por el demonio Ibarretxe.

¿Reconoce EEUU la independencia de Kosovo?
La respuesta es sí.

¿Reconoce Rusia la independencia de Kosovo?
La respuesta es no.

¿Reconoce españa la independencia de Kosovo?
La respuesta es no.

¿Reconoció españa la independencia de Georgia?
La respuesta es sí.

¿Reconoció EEUU la independencia de Georgia?
La respuesta es sí.

¿Reconoció Rusia la independencia de Georgia?
La respuesta es sí.

¿Reconocerá EEUU la independencia de Osetia del Sur?
La respuesta es no.

¿Reconocerá españa la independencia de Osetia del Sur?
La respuesta es no.

Una vez más, lo que está sobre la mesa es el derecho a decidir de los pueblos, y éste es una vez más maltratado y mangoneado por las potencias del entorno, que al ser una de ellas en este caso, Rusia, provoca la respuesta del amo del calabozo, que prefiere mantener su influencia en la zona (ya sabéis, Pakistán, Irán, Afganistán, etc).

O eso, o en los despachos de asuntos exteriores tienen a un mono con una ruleta, y a veces sale "sí", y a veces sale "no".


Yo echo de menos al bueno de Yeltsin. Total, para lo que vale la seriedad de los políticos.


6 comentarios:

AntiTodo dijo...

YO TENGO LA SOLUCIÓN:

Mierda de mundo. Acabemos con él, empezando por España.

Acabemos con España, empezando por nuestros ayuntamientos.

Acabemos con nuestros ayuntamientos, empezando por nuestros vecinos.

Acabemos con nuestros vecinos, empezando por nuestras casas

¡¡DESTRUYAMOS NUESTAS CASAS!! ¡¡ANARKIA!!

AntiTodo dijo...

NO estoy borracho

sin identidad dijo...

jajaja que locuras

Black Queen dijo...

Pues yo tengo intenciones de subirme al primer cohete que abandone la Tierra y dejar que aquí abajo se maten unos a otros hasta acabar con todo rastro de vida humana.

Anónimo dijo...

no, si resulta que mi solución final para salvar la tierra va a ser aceptada y todo...

donde estén unas cuantas bombas nucleares que se carguen toda vida, que se quite lo demás: el ser humano es el cáncer de este mundo. Ya tendrá tiempo la vida de la tierra para regenerarse en unos cientos de años después de la suelta de bombas nucleares... pero espero que sin vida humana de por medio.

AntiTodo dijo...

Black Queen:

Yo voto por mandar en un cohete a toda la gentuza y quedarnos la gente de bien aqui.

Por cierto, el otro día me tome una cañica en le bar Black Queen.