09 abril 2009

"Cambio trozo de carne por algo de sexo"

No, no es ese trozo de carne. Este es el titular que utilizaba el diario on-line 20minutos para ilustrar la noticia en la que explicaban que recientes investigaciones han descubierto que en manadas de chimpancés, los machos comparten carne con las hembras a cambio de sexo. Y lo interesante es que no lo hacen como un trueque puntual e inmediato, sino que se "comprometen" a suministrar carne a las hembras, aunque éstas no estén en celo, seguros de que cuando llegue el momento, las monas sabrán recompensar el esfuerzo de los muchachos.
Tanto es así que incluso en casos de parejas aisladas de un grupo, se ha comprobado como aquellos machos que ofrecían carne a las hembras, eran premiados con al menos el doble de cópulas que los que no la ofrecían, o simplemente les daban frutas y otras chucherías.

Esto podría no ser más que otra soplapollez de estudio, realizado por una serie de pervertidos a los que les gusta ver monos copulando, pero viéndolo más en profundidad, es una buena prueba de que estos primates, por supuesto ajenos a todo tipo de influencias sociales de ningún tipo, si pueden, consumen el alimento que más fácil y con menos esfuerzo para su organismo les proporciona la mayor cantidad de nutrientes.
Y esto es importante porque ahora, a las puertas de la segunda década del siglo XXI, más que nunca tenemos gurús diciéndonos qué hay y que no hay que comer, y por supuesto, se llevan la palma los de las hamburguesas de soja.
Y ojo, que a mi me parece muy bien que cada uno haga con su salud lo que quiera, pero me jode que intenten convencer a los demás, diciéndoles que es más sano alimentarse de alpiste, rábanos, zanahorias y rúcula, que de chuletas, carrilleras, zancarrones, orejas y otros manjares. Podrían limitarse a admitir que lo mejor es comer de todo, pero no lo hacen. Hacen proselitismo de lo vegetal, como si los animales de los que se sacan los filetes no formaran parte de la misma naturaleza que tanto admiran. Pues mira por donde, en la naturaleza, también los seres que ocupan los escalones inferiores a nosotros en cuanto a inteligencia, también consumen carne, y cuanta más mejor.

Y todo lo anterior, no creais que sale de la nada, o que lo escribo porque no tenía nada que decir y ahora vengo con estas, como podría venir con el carril-bici, los dueños de perros, la barcina, el TUC (transporte urbano comarcal), o cualquier otro de mis temas recurrentes.
No no no no no. Lo que pasa es que en el mismo diario, unas líneas más abajo, me he encontrado con esta otra noticia:
"La actriz Scarlett Johannson cede a las presiones y se pone a régimen".
Y se ha puesto a régimen por recomendación de la también guapa actriz Gwyneth Paltrow, con la que está compartiendo rodaje y al parecer es "vegana".
Pero bueno. No le puede venir a dar consejos a Mª Teresa Campos, Cristina Almeida, Falete o César Vidal. No. Tiene que ir a tocarnos los cojones diciendo que Scarlett está gorda. Está claro que la falta de proteínas ha trastocado la visión de Gwyneth, y ahora no sólo se ve gorda a si misma, sino que ve gordo a todo el mundo.
¡A dónde iremos a parar! Scarlett ya ha perdido seis kilos. Dentro de poco será una vulgar rubia más del reparto de cualquier estúpidad película americana, y Gwyneth seguirá arrastrando su osamenta por ridículas medio-producciones, esperando a que le ofrezcan rodar "Seven 2: La rubia zombie de la cabeza cortada".
Y siempre me preguntaré, ¿qué se esconde tras ese estúpido afán de querer vivir sano para siempre? A título particular, me parece lógico, pero que los gobiernos y sus grupos de presión también lo pretendan, es más que sospechoso.

A ver, que no quiero que se me malinterprete. Gustarme, como las pizzas, me gustan todas, pero si puedo elegir...


Gwyneth




Gwyneth



Scarlett



O Salma (si fuera hijo suyo, mamaría hasta los 23 años)
Click para ampliar (mucho)

3 comentarios:

AntiTodo dijo...

Jajaj! Muy bueno el post. Pero lo mejor de todo es "Click para ampliar (mucho)" Jajaja!!

Casto López Armada dijo...

A mi me dan ganas de meter la cara en la pantalla y hacer:

BBBRRRRRRRRRRMMMMMM

Anónimo dijo...

Pues a mi me parece que a Cesar Vidal le faltan 15 kg más para estar en su peso ideal.

O sea, muerto.