01 marzo 2010

La tormenta perfecta



Los periodistas no me suelen caer bien. Hay muchos motivos para esto, pero uno de ellos es que siempre intentan magnificarlo todo, como si estuvieran en la casa de Gran Hermano. Últimamente, además, con la competencia existente en los medios, este defecto suyo se ha acrecentado. Así, si el evento en cuestión del que están hablando se va a emitir en su canal de televisión o se va a cubrir desde su periódico, nos encontramos con expresiones gilipollescas del tipo: "El partido del siglo" (dos al año), "La carrera del siglo", "El debate del siglo", "La crisis del siglo", etc.
Incluso nuestros políticos "demócratas" se contagian de estas estupideces, y proporcionan a los anteriores titulares amarillistas del tipo "Eta ha tenido los dos peores meses de su historia", o "Hemos evitado un atentado de grandes dimensiones antes de que se produzca" (claro, no lo vas a evitar después).

Pero hoy tengo que dar mi brazo a torcer (un poco), y felicitar a nuestros periodistas por el tratamiento de la noticia de la ciclogénesis explosiva.
Al principio, pensaba que se trataba de otra patochada más de estos mentecatos: llamar "Tormenta perfecta" a una depresión algo más acentuada de lo normal.
De hecho, ya habría bastado con mencionar el otro nombre que los propios meteorólogos dan a estos fenómenos, que es "Bomba meteorológica", (supongo que su oficio no es muy emocionante, y se consuelan con frikadas de este tipo).
Pero no, fueron más alla, y en alguna redacción recordaron cómo en la película de G. Clooney explicaban como se formaba aquel fenómeno, lo compararon con el nuestro, y dijeron: "¡Eureka!" "La llamaremos tormenta perfecta."

Y por qué digo que tengo que dar mi brazo a torcer. Pues bien. En efecto sopló bastante viento, volaron tejas, cayeron árboles, y todo lo demás que suele pasar cuando hay viento fuerte.
Pero además, la Tormenta perfecta, nos hizo amanecer el domingo como navarros, forales, europeos y soberanos. Mirad.





Pues eso, la tormenta perfecta. Casi del mismo Bilbao.
¿A dónde habrá ido a parar?

Sólo faltó que fuese verano.

5 comentarios:

AntiTodo dijo...

se llevo la banderita ehhh?? La tormenta perfecta.

ioa dijo...

Ains esos detalles. Es Ud. todo un caballero andante.

Kepa dijo...

¿No se llevo al Opus? Entonces no fue perfecta.

Casto López Armada dijo...

Hombre, por lo visto, tampoco se te llevó a ti.
No se puede tener todo.

G.Danger dijo...

Casto,casto,casto.No te relajes y deleitanos con otro post que últimamente estás un poco vaguete!!!