17 enero 2008

¿Yo monja? ¡Ja!¡Ja!


¿Te gustan los hombres, la disco y las pelas?
¿Te enamoras con facilidad?

De entre todas las opciones que existen en la vida, toda joven debería plantearse además muy seriamente estas dos opciones: ¿ser gigolá o ser monja?

Entregar tu cuerpo por dinero. Vida fácil y cómoda. ¿Crees que exageramos? Piensa que mucha gente actúa así, aunque de una manera mucho más hipócrita.

Todos aquellos que trabajan única y exclusivamente por la pasta, por triunfar a cualquier precio, por tener poder sin importarles cómo lo consiguen.

Gente que en sus profesiones sólo ven una forma cómo otra cualquiera de hacerse ricos. O que no tienen mayor motivación que un salario mal ganado.

Si has decidido no ser una gigolá, una vividora real o encubierta, dedícate a encontrar y desarrollar tu verdadera vocación, lo que más te gusta, aquello para lo que de verdad vales. Y valora la opción de entregarte a ti misma: tu cuerpo y tu espíritu. Por amor. Al mundo. A los hombres. A Dios, que es lo mismo. Vida difícil, incómoda: como toda vida vivida al servicio de un ideal.

Si eres mujer y no una pelele, tienes la obligación moral de plantearte si quieres vivir entregada al ideal más hermoso: anunciar la Paz y el Amor entre los hombres; porque todos somos iguales y hermanos; de la mejor forma posible: con tu ejemplo, con tus hechos, con tu vida.

Y si decides...

Que no es tu vocación, no olvides que elijas el camino que elijas debe ser sembrado de paz y de bien. (P.C.)


Esto es la transcripción de un texto para animar a las chicas a que escuchen su voz interior y dejen salir de ellas su vocación. Ya sabéis, ¿Sois monjas o gigolás? web (mivocacion.com).

2 comentarios:

AntiTodo dijo...

que sobraoo la web no? Parece que es de coña, pero no, es en serio...

goiko dijo...

sip, es en serio. Tuvimos conocimiento de esa web cuando currábamos los tres en la misma empresa, que lo sepas. O no os acordábais ya?