30 julio 2008

Socialismo de salón


La primera vez que vi a Miguel Sebastián en la tele, fue con motivo de su nombramiento como ayudante de gabinete (o algo así) dentro del equipo económico de zp cuando éste llegó por primera vez al poder.
El tipo respondía a una entrevista bastante especializada en bloomber tv (un canal de economía y finanzas). Me pareció que tenía respuestas interesantes al único problema que por entonces tenía la economía española (el alza de precios de la vivienda), y fue al primer político que he visto quejándose amárgamente de lo bajos que eran los salarios de los trabajadores (lo siguen siendo).
Después, como todos estos valen lo mismo para un roto que para un descosido, le endilgaron el marrón de presentarse candidato por el pesoe en madrid en las autonómicas. Por supuesto PPespe le barrió del escenario político, y así ha estado hasta hace poco, que como estos valen lo mismo para un roto que para un descosido, le ha tocado ser ministro de industria.
Siempre he pensado que al final, un ministro es simplemente la punta de un iceberg, formado por un equipo de "expertos" que tienen una serie de ideas, más o menos peregrinas, y a él le toca ver cuáles se pueden financiar y cuáles no, y después dar la cara (que no es lo de menos).

El caso es que o este tipo es un auténtico inepto en su materia actual, o su equipo no tiene ni la menor idea de por dónde le da el aire, o simplemente ha decidido dejar de picar de flor en flor y convertirse en uno de esos malos políticos enquistados en nuestra vida "democrática" como un fraga o un rubalcaba cualquiera.

Todos habréis oído lo de sus medidas para ahorrar energía relacionando este ahorro con una supuesta mejora del escenario económico.
Me gustaría hablar de todas (se salvan pocas) una a una, pero de momento (quizá haga una serie) voy a intentar centrarme.

En primer lugar quiero dejar claro que hablo desde la inocencia de suponer que el que gobierna es un partido socialista, cuyo presidente anteayer dijo que las medidas para afrontar la crisis en ningún caso significarán recortes sociales.

En primer lugar ha tenido la brillante idea (claro) de adjuntar vales regalo (uno en 2009 y otro en 2010) en la factura de la luz, de modo que todos vayamos sustituyendo las bombillas incandescentes por las llamadas de bajo consumo.
Bien; nos quieren vender una moto más. Nos dicen que estas bombillas consumen un 75% menos de energía para dar la misma luz. Lo que no nos dicen es que en realidad, esta opción no la tenemos, porque en definitiva, nosotros sustituiremos una bombilla de 45 vatios, por una de 20, con lo que el ahorro energético real, es de algo más del 50%.
"Está muy bien", diréis. Pues sí, está muy bien, pero también hay que tener en cuenta que la bombillita de marras, cuesta 6,45 euros, contra 0,73 que costaba la incandescente, es decir, casi un 900% más. En un momento contad cuántas bombillas teneis en casa y calculad la diferencia. Hay que pagar muchos meses de luz para amortizar ese cambio.
Luego también nos dicen que estas bombillas son más duraderas, lo cual es absolutamente falso. Simplemente son más resistentes a una hipotética subida de tensión, pero con aparatos en buen estado, una bombilla convencional puede durar muchos años.
Y por último, los defensores del medioambiente están muy felices, pero no se preguntan qué haremos cuando todos tengamos en casa estas bombillas, uno de cuyos componentes es el mercurio, uno de los mayores agentes contaminantes que tenemos en nuestras sociedades civilizadas.
Habrá que reciclar; otra bolsita distinta, otro contenedor distinto, y lo que más me jode, a trabajar para otra empresa que se enriquece con los residuos que YO separo en mi casa.

Otra gran idea ha sido el obligar a reducir un 20% la velocidad de acceso a las ciudades (al final vamos a tener que ir marcha atrás). Esto lo he visto en el telediario de Cuatro, y lo han ilustrado con un ejemplo. Han ido de no se qué puto pueblo de madrid a no se qué puto pueblo de madrid, a veinte kilómetros de distancia, y han tardado sólo 3 minutos más (haced la ecuación y veréis cómo mienten) y se han ahorrado ¡0,50 euros!.
Claro, que eso lo han hecho en julio.
El real automovil club ya le ha dicho que esa medida sólo conseguirá que haya más atascos, que empiecen antes y acaben más tarde, con lo que en realidad, se consumirá y se contaminará más.

Busco y busco en esas medidas de ahorro energético, y por fin encuentro algunas que puede que jodan a las empresas y no a los consumidores:

- Planes de movilidad de trabajadores estableciendo rutas de autobuses en función del domicilio de los trabajadores para los centros con más de 100 trabajadores. Esto habrá que ver si lo hacen y cómo.

- Se obligará a los constructores de vehículos a informar sobre las emisiones y consumo a los clientes, mediante una etiqueta energética comparativa. No se ni cómo no les da vergüenza decir estas cosas en público.

Bueno, que me enrollo, ya sabéis... Igual otro día sigo, porque algunas son para descojonarse de risa.

Esto consume mucho menos

4 comentarios:

AntiTodo dijo...

Yo me descojoné cuando dijo lo de reducir en 20 km/h las entradas a las rondas (él dijo circunvalaciones). Sabiendo que la circunvalación de pamplona, se puede ir a 50, y que un cartel 20 metros antes indica 80, seguramente habrá que entrar a 60, por lo que al final entraremos (como dices tú, amigo Casto), marcha atras a nuestra querida Iruña (o en bici)

Casto López Armada dijo...

¡En bici nunca!

Anónimo dijo...

no, si al final vas a conseguir que se sobre-exploten a las pobres abejas por aquello de consumir menos electricidad. Que sepas que las velas contaminan más!

Casto López Armada dijo...

Acaso de algún comentario mío has extraído que me importa algo la contaminación.
Además no contaminan más, porque para la fabricación de bombillas se utiliza mucha más energía que para la fabricación de velas.
Las abejas trabajan encantadas.