19 julio 2010

San Fermín 2010: el balance de Casto

Ya hace unos días que acabaron las fiestas de esta gloriosa ciudad, y hoy, aniversario del alzamiento, creo que es momento de hacer balance, una vez sopesados todos los temas, para no caer en juicios precipitados (otras no necesitan pensar antes de hablar; seguramente su balance lo tenía escrito desde el día 5).


Hay quien opina que las fiestas de este año han sido las más politizadas desde hace mucho. Puede que no les falte razón, pero por supuesto, todo tiene un motivo, o al menos, una causa.

Peñas



Los Sanfermines ya empezaron viciados. Como sabéis, tras la denuncia interpuesta a instancias del ayuntamiento contra dos de las peñas de Pamplona, éstas decidieron que sus pancartas serían negras y mostrarían diversos mensajes reivindicativos. Además, también decidieron a modo de protesta, no acudir a la corrida de toros del día 11.

Días antes del txupinazo, como no podía ser de otro modo (en realidad sí podía; otras veces lo ha sido; esta vez no), la audiencia nacional, antiguo tribunal de orden público, ordenó el sobreseimiento de la causa contra estas peñas, por considerar que el hecho denunciado ni siquiera se acerca a los supuestos punibles por casos de apología o enaltecimiento del terrorismo. Esta sentencia, poco se ha comentado, deja en muy mal lugar al ayuntamiento y a la policía municipal, pero sobre todo a la audiencia provincial, que fue quien en última instancia, pasó el asunto a la audiencia nacional (quizás a requerimiento de parte?). Por supuesto, los denunciantes tendrán que pagar las costas de los procedimientos celebrados, es decir, usted y yo.
El caso es que la Barci dice que acata la decisión del tribunal y critica a las peñas por mantener sus protestas aunque el caso se ha sobreseído. Alguien debería explicarle a esta señora que las protestas no estaban programadas contra una supuesta y no pronunciada sentencia condenatoria, sino contra la denuncia en sí misma.

Fútbol

Sí, puede que alguno de estos sea de Pamplona.

Antes de extenderme, he de decir que el que escribe estas líneas, considera que el fútbol, en ejpaña, es política. No quiero enrollarme demasiado con esto pero creo que sobran argumentos que avalan esta idea. Ser del madriz o del barsa no es simplemente ser del madriz o del barsa; implica como mínimo, una determinada forma de pensar. Por supuesto, tras la era Laporta, sé que el barsa tiene muchos admiradores en toda ejpaña que no comparten esa forma de pensar, pero los núcleos de aficionados de los equipos no comparten sólo su afición por ese equipo. Por supuesto hay excepciones, y generalizar es mala cosa, pero en realidad, todos conoceis ejemplos que me dan la razón en este aspecto.
Pues bien, el fútbol irrumpió con fuerza en las fiestas. Días antes del comienzo de las fiestas, vi en la tv a un concejal explicando que este año iban a colocarse más pantallas gigantes que los años anteriores con el fin de que todo el que quisiera pudiera ver los actos televisados de nuestras fiestas, principalmente, el txupinazo y los encierros.
Los días inmediatamente anteriores a las fiestas, la pantalla colocada en la plaza del castillo se aprovechó para emitir partidos del mundial de fútbol, que por si alguno no os habéis enterado, se disputaba esos días en Sudáfrica. Ya escribí sobre esto en mi anterior post, así que no me extenderé. Lo cierto es que esto no tendría nada de malo si no fuera porque el fútbol, ajeno por completo a las ancestrales Fiestas y Ferias a San Fermín ha obligado a suspender diversos actos del programa oficial (y no oficial) de las fiestas.
Luego está el aspecto político del asunto. Ya dije también en mi anterior post (joder, que acerté) que la finalidad era que la barci pudiera mostrar al mundo a multitud de pamploneses (gente vestida de pamplonica) celebrando los éxitos de la selección ejpañola. Bien, pues lo consiguió, aun a riesgo de crear, o no prevenir, fuertes alteraciones de orden público. Esto, que en el mundo del fútbol es tan común (sobre todo en ejpaña), los que tenemos una edad sabemos que durante San Fermín puede ser muy peligroso. Diré simplemente que ver la foto del pistolero de Carlos III escoltando al de la camiseta "roja" me ha traído muy malos recuerdos, de hechos bien conocidos pero aun poco esclarecidos.
Dos detalles:
- Antes de que me digáis lo bien que juega "la roja", la selección ejpañola es ya la campeona del mundo con menos goles marcados de la historia.
- Antes de que me digáis que soy un retorcido por pensar que el fútbol es política, la selección ejpañola fue la única de todas las participantes en el mundial que mostraba en su camiseta el escudo del país (símbolo estríctamente político) en lugar del de su federación (símbolo estríctamente deportivo. Por cierto, el de la ejpañola lo diseñó Joan Miró, así que ya podían lucirlo).

Peñas - Fútbol


A mi la selección ejpañola nunca me ha gustado demasiado. La soporto más o menos en función de qué jugadores intervienen en cada partido. De siempre, mi favorita ha sido Alemania (desde que Rumenigge era un jovencito) y ocasionalmente tengo simpatía por las británicas. Supongo que los talibanes de la democracia me permitirán decir que no estoy contento con que "la roja" haya ganado el mundial, y que habría preferido que lo ganase Alemania, al igual que comprendo que haya quien habría preferido que lo ganase Holanda, independientemente de qué ponga en su pasaporte o su DNI.
Pues bien, en Pamplona en San Fermín, aparte de ser una temeridad ir con una bandera ejpañola cantando "soy ejpañol", también se convirtió en un peligro pasear una bandera holandesa. Bueno, esto es el fútbol. Después de cada partido hay problemas de este tipo.
Tampoco quiero que se me malinterprete. Sé perfectamente que en Pamplona mucha gente se alegró de la victoria, y por supuesto, muchos más aun vieron el partido. Sólo digo que en general, lo vieron en sus casas, en sus bares de confianza, en sus peñas o en casas de sus amigos. Lo de la pantalla gigante era para los de fuera, que son los que dan colorido con sus mejillas del altiplano pintadas con la rojigualda.
El caso es que al parecer, en Pamplona, hay más de uno que piensa como yo. No se si es mayoría, minoría cualificada, minoría no silenciosa o un par de puñados. El caso es que en la cabeza de cualquiera cabe que no es buena cosa juntar en el mismo espacio a gente que piensa de forma diferente, regarlos con unos cuantos metros cúbicos de alcohol y ponerles un partido de fútbol. Como la gente va a estar de todas formas (son fiestas), y el alcohol se va a beber de todas formas (son fiestas), lo sensato habría sido suprimir el partido de la ecuación, pero quizás esto es pensar demasiado.

El caso es que las peñas, por el motivo que fuera (he oído varias versiones), decidieron trasladar su merienda popular (con familiares, niños, etc) a la Avenida Carlos III, donde apareció el individuo de la camiseta de ejpaña, con el escolta pistolero. Repito que yo he vivido Sanfermines más convulsos que estos, pero este hecho, que se ha mencionado poco y no se le da la importancia debida, hace unos años habría sido sin duda el germen de algo trágico. Este año 2010, supongo que para bien, los pamploneses decidieron no dar mayor importancia al asunto y concluir sin mayor incidente su jornada festivo-reivindicativa, mientras recogían en bolsas de basura cualquier rastro de su merienda. Había que ver la plaza del castillo después del paso por ella de los hooligans de "la roja", que entre otras cosas, rompieron dos árboles, hecho este que tampoco se ha mencionado en ningún medio.

Txupinazo


Se vivieron momentos de tensión ya que la policía municipal decidió que si bien es correcto presentarse en la plaza consistorial con la bandera asturiana, la francesa, la americana o la canadiense, no se puede permitir que alguien manche nuestro acto inaugural con una ikurriña. Los municipales se emplearon a fondo y como resultado del tumulto, alguien recibió un botellazo (quien sabe si el que lanzó la botella estaba al tanto del tumulto; esto pasa todos los años).
De todos modos, alguien desplegó minutos después una "pancarta-bandera" reclamando el acercamiento de los presos.
El txupinazo lo tiraba la comparsa de Gigantes y Cabezudos (y kilikis y zaldikos), que este año celebran su 150 aniversario. Una forma amable de decir que no lo tiró ningún representante del grupo político al que le correspondía por turno. De todos modos, la barci no pudo evitar aparecer en la foto intentando acaparar la atención que no le correspondía.

Riau-riau

Sigue secuestrado. Obsérvese en la foto como incluso los municipales parecían disfrutar del acto, quitando así toda razón a los que nos dicen que el Riau-riau se eliminó del programa por su politización. Hasta el último año recuerdo leer declaraciones de policías, concejales y miembros de La Pamplonesa diciendo que ellos disfrutaban del acto. Eran, sin duda, otros tiempos.



Procesión

Cada asistente a la procesión tiene su "momentico" preferido. El más popular históricamente es el que transcurre en el atrio de la catedral. El mío, como no soy asistente es el de el paso de la corporación por la calle curia.






Toros


Los toros, en general, mal. Con la salvedad de la miurada (en su tipo y con su juego), algo más baja este año, la de Dolores Aguirre, también peor que la de 2009, y la de Fuente Ymbro (excelente), el resto propio de plazas de unos cuantos kilómetros más al sur. Ideales para San Isidro, oiga.
Mención especial hay que hacer para el Cebada que aunque mucho más descastado que sus antecesores de hace unos años, le cortó la oreja al diestro navarro Francisco Marco (literal).

Toreros



Bien Castella. Bien el Juli. No vino Morante. Los gladiadores del fin de semana, dignos de admirar. Illa, illa, illa, Padilla maravilla (para los foráneos, les explicaré que esto ya se cantaba en la monumental pamplonesa cuando vuestro goleador aun era alevín).

Encierro


No hubo percances relevantes. Tan sólo la confirmación de que Julen Madina debe retirarse. Ya parece un cabestro más.
Sí me gustaría reflejar la mala retransmisión televisiva que se ha hecho este año de nuestro acto más representativo. No sé si había menos cámaras que otras veces, o es que la dejadez les impedía usarlas apropiadamente, pero lo de dar la repetición sin mostrar imágenes nuevas, es como para no dar la repetición. También da bastante por el culo lo de que cada día haya que aguantar al "experto corredor". Luego se quejan de que el tema está masificado. Menos entrevistas y más correr donde hay que correr. Y esto no es cosa de los medios (sólo). Yo conozco a varios corredores, que lo hacen cada día, mejor que estos que salen y jamás he oído sus nombres en la tele ni les he visto sentados en un plató.

Encierro txiki

Sigue secuestrado.



Toro de fuego


Este año estrenaba recorrido por la calle Chapitela. Dos días se suspendió por la retransmisión de los partidos de fútbol.


Ambiente







Pues como cada año desde que la barci es alcaldesa, un poco menos y peor que el año anterior. Este es su último año. Antes decíamos aquello de "otro vendrá que hará bueno a este", pero esta vez se me hace difícil de imaginar. De todos modos, lo que se ha perdido durante estos doce años (12), ya no se recuperará.


Bares

Pocos, caros y muy vacíos. La política de barcina de fomentar el botellón en la plaza del castillo, es lo que tiene. Al menos cobran mucho pero se preocupan por la comodidad del cliente.




Barracas políticas (txoznas)

Siguen secuestradas.


Actuaciones musicales


Buenas noches, señora. Buenas noches, señora. Hasta la vista.
(Tonino, igual el año que viene...)

4 comentarios:

AntiTodo dijo...

Jajaja!! Oye oye!! Qué si! Qué los munipas salen partiéndose el culo en foto!! Qué bueno!

El día 6 me cruce con el mal llamado Riau Riau de los abuelos, y comencé a decir disparetes mientras fui reprimido por mi contraria... "Que baje, que baje la barzi con el pueblo....

Go? dijo...

peazo "resumen" documental te has cascao...

G.Danger dijo...

Muy buen resumen Casto, muy bueno.

Javier dijo...

Un respeto a Bertín.

http://robertogonzalezrodriguez.blogspot.com/2007/02/manowar-bertin-osborne-metallica-ricky.html

Y tocó un trozo del This land is your land vía Woody Guthrie.

P.D.:Si , lo sé porque lo oí.Pero disimulen , caballeros, disimulen.