22 mayo 2008

Esther de operación triunfo, desnuda

Una vez más, el gobierno municipal de Yoli la insumisa está haciendo de las suyas.
Ahora resulta que, según informa Diario de Noticias, nuestro querido ayuntamiento ha acometido las obras de adecuación del solar donde pretende implantar las barracas (o las colchonetas, columpios y toboganes) los próximos sanfermines sin haber solicitado la correspondiente licencia a la confederación hidrográfica del ebro.
¿Cómo? ¿Que no sabíais que había que pedir esa licencia?
¡Coño!, yo tampoco. Pero se supone que el ayuntamiento sí debería saberlo.
El caso es que la tontería, a parte de sembrar otra amenaza sobre la feria de estas próximas fiestas, le puede costar a la alcaldesa (es decir, a todos nosotros) una multa de 6000 euros.
Sí, es poco teniendo en cuenta que por no pasar la itv de una puta vespa te meten 150, pero sería de esperar que los pagara de su bolsillo.
Esperemos que dentro de unos pocos años, las barracas por fin se estabilicen en un lugar del agrado de nuestros mandatarios, como el patio de la futura cárcel, y así nos evitamos todas estas movidas. Así además les podríamos cobrar algo a los presos, que ya está bien de mantenerlos a mesa puesta sin obtener nada a cambio.

Estoy ansioso por agarrarme un buen pedo e irme a las barracas a dejarme 200 euros y unos huesos rotos.

1 comentario:

AntiTodo dijo...

Qué cabron!! Deberias dedicarte al marketing on line, con esos titulos para aumentar visitas...

Esta tia es boba!! Y no hay más!!